Abr 04

Entró en vigor la nueva ley de velocidad máxima admitida en España, acotada en 110 km/h en autovías, y con dicha ley saltó una nueva problemática entre los dos bandos: los defensores de la ecología y el sector mecánico automovilístico, como explico a continuación.

Placa de velocidad máxima

Según datos del sector, a 110 km/h el gasto de combustible es inferior, casi de 0.3 litros por cada 100 kilómetros realizados (por término medio), y por lo tanto, resulta en un ahorro energético sustancial. A parte está el decremento de la contaminación ambiental que también se reduce, y aunque pueda parcer algo nimio, si se tiene en valora el total de vehículos diarios que exhalan sus vapores, la cantidad se hace nada despreciable.

No obstante, el colectivo de productores de coches aseveran que la mecánica de un vehículo transita por unos valores de revoluciones/velocidad en el motor que recomienda llegar a los 90km/h o a los 120 km/h  como velocidad “de crucero”, esto es, velocidad sostenida en largos trayectos, como pueden ser las autovías. Mantener un 110 km/h no es -según parece- recomendable para una vida prolongada del motor.

Por otro lado, e independientemente de un bando u otro, lo cierto es que esta medida resulta pionera en el ámbito de la conducción, tanto dentro de Europa como fuera de la misma, pues una limitación de esa índole contrasta mucho con algunas como las de Alemania o de Bélgica, de conducción mucho más elevada en velocidad. Y es aquí donde mayor subrayado quizás deba hacerse, en el porqué de esta limitación y el porqué soy es aplicable en este país…

La regulación de limitación máxima de la velocidad a 100km/h se contempló, esencialmente, para evitar número de muertes en carreteras. Ese fue el desencadenante principal, y hoy por hoy toca realizar la revisión si realmente funciona o no; en las tablas de muertes por carretera, lo cierto es que el número se ha reducido, un dato optimista sin lugar a dudas. La pregunta que toca hacerse es… ¿realmente es debido al descenso de la velocidad en autovía? y ¿por qué en otros países el número de muertos es incluso inferior al nuestro, y su limitación de velocidad máxima es mucho más elevada?. Sin lugar a dudas, y sin analizar profundamente el tema, la estructura y preparación de las carreteras es mucho mejor que el habido aquí, con hasta cuatro vías por carril, y un alumbrado y un asfaltado sin deficiencias notorias. Puntos negros, obviamente, casi no son pronunciados por esos lares, más por su inexistencia que nada. Así que, toca preguntarse si realmente este ley está realizada para -efectivamente- paliar la mortalidad en carretera, pero no a causa de la alta velocidad de los conductores así, sin más, sino porque el firme de la carretera no permite llevar a cabo esas velocidad con la suficiente seguridad que merece.

Por supuesto pordemos seguir analizando la cultura cívica del conductor y su influencia en la conducción, esto es, si los automovilistas mantienen correctamente distancias de seguridad con el vehículo de delante, si emplean correctamente el uso de las luces del coche, y e ndefinitiva, si circulan de forma correcta.

De momento la elección es simple por parte del conductor en España: 110 km/h es nuestra limitación, y ya sea por reducir el riego de accidente o por evitar posibles multas, conviene vigilar la velocidad de nuestro coche. Y como siempre, recomendar hacer un uso inteligente del coche, y verlo como una herramienta para mejorar nuestra calidad de vida. Por correr más o por tomar las curvas más cerradas, no eres mejor conductor.

Tagged with:
preload preload preload