Dic 03

Colinas llenas de bosques, viñedos y olivos, como telón de fondo hermosas montañas y pueblos blancos impecables, hacen que este viaje valga la pena.

Partiendo del este de Málaga, a 50km de distancia en dirección hacia Nerja. Merece la pena hacer una pausa durante la estancia en este enclave turístico popular, a pesar de que ha crecido desde su estado original como una pequeña aldea de pescadores, todavía conserva su encanto y tiene muchos lugares para visitar antes de dirigirse al norte hacia Frigiliana.

Las huellas de los asentamientos fenicios, romanos y árabes abundan en sus alrededores. Sin embargo, su fama son las espectaculares cuevas que fueron descubiertas por unos muchachos jóvenes de la ciudad en 1959. El interior de la cueva principal coincide con el de la catedral más grande construido por el hombre. Es inmenso y se complementa con espectaculares estalactitas y estalagmitas .En temporada se suele interpretar en la sala principal ballet clásico como atracción regular, el espectáculo es inigualable.

Dentro de la propia ciudad, Nerja es famosa, por su paseo de palmeras conocido como Balcón de Europa. La ciudad tiene un ambiente relajante, la cual se refleja también en su Parador Hotel, este bien situado y con vistas a la playa de Burriana que tienen un encanto especial. Cuando se sale de Nerja y Frigiliana, la carretera serpentea a través de campos sembrados de batatas y de huertas de aguacate. El Pueblo está a sólo 6 km de la costa, y a 300m sobre el nivel del mar, aún conserva su carácter de villa antigua. Con su arquitectura tradicional y sus calles empedradas en mosaico la cual ha ganado muchos premios nacionales y regionales de España por ser el mejor Pueblo conservado. Es bueno saber que la ley local protege esta presentación de belleza natural, prohibiendo cualquier desviación con respecto a la construcción tradicional andaluza.

Pueblos de la costa

Caminando por el pueblo y detrás de él, el emplazamiento de la antigua fortaleza árabe se puede encontrar, con vistas espectaculares hacia el mar y las montañas detrás. Todo lo que queda son los restos de las antiguas murallas, ya que fueron arrasadas hace más de 400 años. Es interesante saber que una de las calles de Frigiliana lleva el nombre del líder de los moros. 12 placas de cerámica ubicados alrededor del Pueblo cuenta la historia de los moriscos y su última batalla contra las fuerzas de Felipe II. Estos realmente personifican la historia de Frigiliana y el espíritu demostrado a lo largo de muchos cientos de años.

De vuelta a Málaga, se puede tomar la carretera de Torrox, pasando cerca de El Fuerte donde los moriscos hicieron su última resistencia contra Felipe II. Hay un acantilado de roca rojiza donde se dice que muchos moros altaban a la muerte en lugar de ser capturados. A principios del siglo pasado, un viejo camino cercano solía ser muy transitado por la noche con hombres y sus reatas de burros adelantando distancia a Granada, llevando sus cargas de pescado fresco desde Nerja para venderlo en el mercado granadino.

La carretera de Frigiliana a Torrox es una ruta particularmente hermosa en febrero y principios de marzo cuando los almendros en flor están en pleno apogeo. El serpenteo de la carretera a lo largo de las cordilleras, la Sierra alta y las laderas empinadas, se visten con sus olivos y viñedos. Hay una agradable plaza situada fuera de Ayuntamiento de Torrox con cafés que ofrecen refresco como un descanso en el viaje de vuelta a la ciudad.

CarGest ofrece coches de alquiler, para aprovechar de este y otros recorridos paisajísticos maravillosos. Estarán encantados de aconsejarle sobre muchos aspectos de estos y otros sitios que ver en sus incursiones viajes de recreo.

preload preload preload