Mar 05

La pasada semana una empresa de Malaga dedicada al alquiler de coches, anunció el cierre inminente de sus puertas. Auriga-Crown con aproximadamente 200 empleados y un volumen de hasta 25000 vehículos repartidos por toda la geografía española, procederá al cese de su actividad empresarial, habida cuenta de las dificultades financieras que atraviesa. Igualmente y en un corto espacio de tiempo, otras 50 pequeñas empresas de marcado carácter local y familiar, han ido desapareciendo paulatinamente, desde la costa de Almería hasta la Costa de Cádiz, con una mayor incidencia en la provincia de Malaga.

En los últimos años, especialmente en zonas de influencia turística, grandes empresas propietarias de vehículos dedicados al alquiler, han comenzado una “carrera” hacia ninguna parte, aparentando dar la oferta mas baja, seguramente no con el fin de ofrecerle al cliente el vehículo con el precio más económico, sino probablemente con la finalidad de crear una guerra de precios que quizás pueda culminar con la desaparición de la mayoría de empresas locales que existen en Málaga y provincia. Todo el mundo es consciente de que las tarifas que se ofrecen, se encuentran por debajo de cualquier umbral de costes, y seguramente éste proceder tenga unos visos de ilegalidad bastante importantes, por lo que quizás fuese conveniente que la Administración pública tomase conciencia de éste problema de estabilidad empresarial.

Si analizamos esta situación desde un punto de vista lógico, parece muy sospechoso ofrecer, tomemos como ejemplo real, un precio de 30€ para alquilar un coche durante 7 días (incluyendo seguro a todo riesgo, kilometraje ilimitado e impuestos), cuando un servicio de taxi desde el Aeropuerto de Malaga hasta Marbella cuesta aproximadamente unos 70€ cada trayecto; claro, que estos precios aparentemente, sólo se aplican de forma discriminatoria en el Aeropuerto de Málaga y no en otras provincias donde también éstas compañías desarrollan su actividad. Lógica y curiosamente, en la misma proporción que estos grandes empresas bajan los precios del alquiler, suelen subir los extras que a su llegada el cliente debe abonar localmente, con la consecuente mala publicidad generalizada a todo el sector de alquiler de coches en zonas turísticas. Por poner otro ejemplo, se puede mencionar el cobro por adelantado y sin derecho a devolución en concepto de tanque lleno de combustible, que suele ser aproximadamente 30 euros superior al coste real en una gasolinera.

Desde Cargest car rental creemos que ésta, es una política comercial no sostenible; y mirando un poco a un futuro no muy lejano, las pequeñas y medianas empresas de alquiler de coches en Malaga, tenderán a desaparecer, y con ellas el servicio personalizado que al cliente se le ofrece en todos los aspectos desde una empresa más accesible, de carácter familiar y cercano. Otra consecuencia tan desagradable o más que la anterior, es la cantidad de personas que se quedan sin empleo con el drama particular que esto conlleva.

Cargest Car Hire, siendo fiel a la política comercial de empresa local y familiar, está dispuesta a seguir sin comerciar con el combustible o cualquier otro extra, y mantener unos precios muy competitivos sin tener que llegar a los límites que algunas grandes compañías están marcando. Desde aquí queremos agradecer la confianza y fidelidad a todos nuestros clientes y colaboradores que apoyan esta medida, y por el bien de todos, esperamos y deseamos que ésta situación tan poco sostenible, no se prolongue demasiado en el tiempo.

preload preload preload