Ago 11

Málaga, durante mucho tiempo, ha sido una ciudad creciente y con un turismo fuerte donde ha basado gran parte de su economía, al igual que el resto de capitales de la Costa del Sol. La hostelería, el golf, incluso los alquileres de coches, ven en esta clientela gran parte de su mandato e inversión, cuidando al mínimo detalle a dichos “capitalistas”.

Turista

Ahora, en un periodo de medio crisis, medio recuperación, el turismo inglés y francés se ve sometido a una fuerte reducción a favor de un nuevo aire de personas provenientes de los países balcánicos, así como Holanda y Alemania. Muchos expertos se atreven a asegurar que dicho cambio de turistas se debe fundamentalmente a la situación de nuestro país en contraste con el suyo, y el miedo a estar en un país hundido en una crisis económica, que aunque ello no influye en la tranquilidad de un viaje de relax, sí es verdad que muchos principios morales nos llevan a desconfiar sin motivo alguno. Así pues, país en crisis equivale, para un ciudadano medio de un país fuerte económicamente, un lugar donde las vacaciones no serán todo lo apacible que uno esperaría…

Por otro lado, el mundial de fútbol de Sudáfrica trajo a España un fuerte impulso, pues muchos son los seguidores del deporte rey, y muchos los que desean descubrir “ese país ganador”. Sí, todo influye en el turismo, todo, y toda familia, a la hora de decidir donde ir, siempre piensan en cómo será el país, lo exótico que puede llegar a ser, cuánto les costará, cultura y sitios que poder visitar, y un largo abanico de opciones que, aunque no se mencionen en voz alta, se piensan a la hora de tomar la decisión oportuna.

¿Y cómo ven/sufren las empresas de alquiler de coches estos hechos? Sin lugar a dudas, muchas observan cómo deben adecuarse al nuevo modelo de turista, mientras que otras buscan intentar influir en sus clientes habituales para que continuen viniendo a este país a pasar sus vacaciones. Lo que sí es cierto, es que el sector de rentacar a visto bajar sus precios en prácticamente toda la flota, especialmente en aquellos de grupos económicos de fácil alquiler, y es que, como se suele decir en el argot propio “coche parado, coche no útil“.

Coches quietos

La curva de nivel entre ganancias y gastos es cuando empieza a tener sentido en este proceso dicho, al igual que el estado planteará su propia curva económica a mayor escala. Y es que un bajón económico no solo se nota en el bolsillo de muchos de los trabajadores del país, sino también en el día a día de todas las empresas, sea cual sea su sector manejado. Tanto influye, que incluso varía el tipo y clase de turismo que acude a veranear, aunque algunos acontecimientos y turistas habituales (golfistas amantes de nuestros campos, por ejemplo) seguirán siendo fieles a la roja.

preload preload preload